La Meditación y el Yoga Iyengar

Recopilación del texto Luz sobre la Vida de B.K.S. Iyengar

Como dice BKS Iyengar:

«La meditación en sentido yóguico no puede llevarse a cabo por una persona que está bajo los efectos del estrés o que tenga cuerpo y pulmones débiles, músculos agarrotados, una columna hundida, una mente fluctuante, agitación mental o timidez. Suele creerse que meditar es sentarse y estar quietos. Pero esto es un malentendido. Para esta meditación se necesita la preparación de las posturas y la respiración, el repliegue de los sentidos y la concentración…. Esto se logra a través de la práctica del asana «.

baddha-kon.jpg

Este proceso de relajar el cerebro se lleva a cabo mediante asana. Creemos que la mente está en la cabeza. En asana, nuestra consciencia se expande por el cuerpo, difundiéndose por cada célula, creando una percepción consciente completa. De este modo desaparecen los pensamientos estresantes, y nuestra mente se concentra en el cuerpo, la inteligencia y la consciencia como una unidad.

Esto permite que el cerebro sea más receptivo, y que la concentración se convierta entonces en algo natural. El yoga enseña el arte de mantener las células cerebrales en un estado relajado, receptivo y concentrado. También hay que recordar que la meditación (dhyana) forma parte del yoga; no es algo aparte. Yama, niyama, asana, pranayama, pratyahara, dharana, dhyana y samadhison todos los pétalos del yoga. Hay meditación en todos ellos. En realidad, en todos esos pétalos del yoga es necesaria una actitud reflexiva o meditativa.

Gracias a asana y pranayama disminuye el estrés que satura el cerebro, de manera que éste puede descansar y liberarse de la tensión. De igual modo, mientras se llevan a cabo diversos tipos de pranayama, el cuerpo queda irrigado de energía. Para practicar pranayama hay que tener fuerza en músculos y nervios, así como concentración y persistencia, determinación y resistencia. Todo ello se aprende gracias a la práctica de asana. Los nervios se tranquilizan, el cerebro se calma y la rigidez y dureza de los pulmones desaparece. Los nervios pueden permanecer sanos. Se es uno con uno mismo, y eso es la meditación.”

“Todos tenemos acceso a un espacio, a un espacio interior, donde la dualidad y el conflicto llegan a su fin. Eso es lo que nos enseña la meditación, el cese del ego suplantador y el principio del verdadero Sí-mismo unificado y único. El yoga dice que la experiencia más elevada de libertad es Unidad, la realidad suprema de unidad.”

“Asana y pranayama son el aprendizaje de esta trascendencia de la dualidad. No sólo preparan nuestros cuerpos, columna vertebral y respiración para el desafío dela serenidad interior, sino que Patanñjali dijo concretamente que asana nos enseña a trascender la dualidad, es decir, el frío y el calor, el honor y el deshonor, la riqueza y la pobreza, perder y ganar. Asana confiere la firmeza necesaria para vivir con ecuanimidad a través de las vicisitudes del ajetreo del mundo.”

Luz sobre la vida, Light on life

B.K.S. Iyengar

2010_11_20_Delhi_G05-Iyengar.jpg
Conversaciones entre BKS Iyengar y el Dalai Lama sobre el camino yóguico y el camino buddhico hacia la felicidad durante un encuentro de Paz.

El Centro de Convenciones Habitat Hindú

en New Delhi, India, Dalai Lama y BKS Iyengar

el 20 de Noviembre de 2010.

El texto del articulo en Ingles los podeis encontrar en http://www.dalailama.com/news/post/625-dalai-lama-in-conversation- with-indian-yogic-master-bks-iyengar

Traducción del articulo

Su Santidad dijo que la felicidad se entiende generalmente como una satisfacción profunda; sin embargo, es importante hacer una distinción entre la satisfacción que se consigue a través de la voluntad interior espontánea y entre la que se consigue a través del entrenamiento mental que conduce hacia el desarrollo de la compasión. Para un/a practicante Budista, Su Santidad dijo que el fin último es conseguir el estado de Buda cultivando una mente compasiva y que el fruto de la práctica es la capacidad de conseguir una mente calmada y positiva durante la vida cotidiana.

El Dr. Iyengar conocido a raíz de haber descifrado los Yoga Sutras de Patañjali de manera científica y a raíz de haber practicado yoga durante los últimos 80 años, explicó las siete etapas a través de las que se consigue la felicidad mediante la práctica del yoga. Dijo que el momento en que el intelecto del corazón y de la mente se encuentran a través de una total comprensión de la limpieza del cuerpo y de la mente, es el momento en que la consciencia del ego o "Yo" es anulada y el o la practicante experimentan una dicha pura sin coloraciones. El propósito del yoga, dijo el enérgico maestro de 93 años es llegar a la felicidad sin coloraciones en la que los remanentes del ego son eliminados. Dijo que un practicante de yoga trata las emociones negativas, por ejemplo, la rabia como entidades separadas y así puede controlar su mente.

Su Santidad se refirió a varios estados de la mente tal y como son descritos en los textos Budistas, diciendo que la meditación diaria junto con las investigaciones sobre shunyata o el vacío ayudan a los/las practicantes budistas a conseguir la felicidad. Dijo que la práctica del Mandala Yoga en el Budismo Tibetano implica la comprensión del concepto de vacío o shunyata. Hasta que un/a practicante no tenga una comprensión profunda de shunyata perpetuará su apego a la percepción de falsas realidades.

El moderador Don Rajiv Mehrora, secretario/fundador de la FUR (New Delhi-based Foundation for Universal Responsibility) preguntó si el propósito del yoga es liberarse de los apegos para evitar maya o las falsas realidades; el Dr, Iyengar contestó que el yoga considera que la ignorancia y las defectuosidades mentales son las causas de todos los sufrimientos o dukha en el mundo. Dijo que vivir en el momento presente sin dejarse atrapar en la rueda del pasado o de los recuerdos es el camino hacia el futuro. Explicó que en el yoga de Patañjali, shunyata es conocido como manolaya o la disolución del estado de la mente.

Hablando de la conexión entre el cuerpo y la mente, Su Santidad dijo que al igual que la práctica del yoga enfatiza la conexión entre las emociones y las posturas físicas para conseguir un estado de equilibrio y ecuanimidad, la práctica Budista Tibetana también enfatiza la importancia de la conexión entre la mente y el cuerpo en tanto que el o la practicante de meditación se ha de concentrar en la postura correcta manteniendo la columna recta con el fin de permitir que fluya correctamente la energía para que se dé relajación durante la meditación. A continuación hizo referencia a la escuela Vajrayana del Budismo Tibetano en la que la conexión entre la postura corporal correcta y el estado de la mente se describen con detalle como un estado en el que se sueña o de sueño profundo.

El Dr. Iyengar dijo que existen algunas similitudes o cercanías entre la Tradición Yóguica Hindú y el Budismo Tibetano y sugirió que ambas tradiciones deberían trabajar juntas para encontrar una vía común para el beneficio de la humanidad.

Presenciaron la discusión científicos orientales y occidentales, físicos y neurocientíficos, estudiantes, practicantes espirituales y público general.

Agradecemos la traducción a Agnès Pérez 

http://agnesperez.blogspot.com/2010/11/conversacion-entre-el-dalai-lama-y-el.html